La divina comedia

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

 LA DIVINA COMEDIA.

Dante muestra en esta obra la celebración de la divina comedia, junto con la entrada al infierno, las 7 terrazas del monte Purgatorio y la ciudad de Florencia, todo ello sumergido en un mundo de esferas celestiales tal y como podemos observar en el manuscrito que se haya en la biblioteca de Milán (Trivulziana) escrito entre los años 1308 y 1321. Se trata sin duda de un poema épico de los más importantes y considerados de la literatura italiana y es visto como una de las mayores obras de la literatura mundial.

La divina comedia se centra en la imaginación y en la alegoría de la visión cristiana de la resurrección y de la vida posterior a la muerte desde el punto de vista medieval de dicha época con sus connotaciones occidentales de la iglesia de occidente. Escrita en dialecto toscano, se divide en tres partes fácilmente difenciables, que son: El infierno, el purgatorio y el paraíso.

Originalmente la obra fue titulada simplemente “Comedia” y más tarde fue bautizada por Giovanni Boccaccio como “divina comedia”. La primera obra que se tiene conocimiento en el cambio de título data del año 1553 bajo una primera edición veneciana del humanista Lodovico Dolce.

Historia y estructura:

La divina comedia de Dante

La divina comedia está compuesta por más de 14.000 líneas que se dividen en tres cánticos o apartados, que son: El infierno, el purgatorio y el paraíso, cada uno compuesto por 33 cantos. El primero de todos los cantos trata a modo de introducción a la poesía del resto de cantos y es por tanto considerado como un canto más, por lo que el total de cantos de la divina comedia asciende a 100 en total.

Las referencias por el número 3 resultan importantes en esta obra, ya que es lo que representa la longitud de cada cántica. El sistema utilizado para los versos es el “terza rima” endecasílabo (líneas de 11 sílabas) siempre de acuerdo con los tercetos que rigen las rimas, según sean ABA, BCB, CDC…

Desde el punto de vista del análisis literario, cabe destacar que el poema entero esta escrito en primera persona y narra el viaje de Dante (su autor) a través de los 3 reinos de los muertos y que comprende desde la noche del viernes santo hasta el miércoles después de semana santa, dentro de la primavera del año de nuestro señor de 1300. El poeta Virgilio le guía a través del infierno y del purgatorio y a través del paraíso lo hará una mujer llamada Beatriz, que se sabe que fue una mujer florentina a la que Dante conoció en su infancia y de la que quedó perdidamente enamorado.
Tanto durante el episodio del infierno como el del purgatorio, Dante hace referencia continua al pecado y a la penitencia. Destaca también que la última palabra de las tres partes siempre es “stelle” que significa “estrellas”.

Infierno

El poema del infierno comienza la noche anterior al viernes Santo del año 1300. Dante de 35 años de edad, es encontrado por Virgilio en un estado de depresión y con constantes alusiones al suicidio. Dante, enfermo de locura es atacado por diversos animales (un león, un leopardo y una loba) es incapaz de encontrar el camino recto y además está completamente arruinado. Comienza así un viaje por el inframundo acompañado por Virgilio en el que tendrá que caminar de espaldas al camino para no ver el camino que está por delante. Esta alegoría representa el infierno y cómo el alma es conducida tras el pecado, siendo las 3 bestias una representación de tres pecados, la autoindulgencia, la violencia y la maldad. Del mismo modo, estos 3 pecados también son representados en las tres divisiones del infierno de Dante, que son: El infierno superior (5 círculos) para los auto indulgentes, lo círculos 6 y 7 para los pecados de los violentos, y los círculos 8 y 9 para los pecados maliciosos.

El purgatorio:

Dante localiza el Monte Purgatorio en una isla del hemisferio sur surgida de las aguas en el lugar exacto en el que cayó Satanás tras crear el infierno. Allí en el purgatorio, Dante y Virgilio son atraídos por la música de Casella y amonestados por Cato, guardián pagano colocado allí por Dios. Son multitud de debates en los que ha sido objeto de estudio este personaje de Cato, ya que Dante nunca dejó claramente enfocado si su alma estaba destinada finalmente al cielo o al infierno.

Esta parte de la obra que trata sobre el purgatorio tiene constantes alusiones a la tierra como una esfera, se discute sobre las estrellas y sobre las posiciones del sol, las distintas zonas horarias..etc., lo que demuestra el conocimiento de la tierra como redonda durante la alta edad media.

El paraíso:

Beatriz guía a Dante a través de las 9 esferas del paraíso. Se trata de 9 cielos esféricos concéntricos, en los que sin duda el autor pudo influenciarse por la obra cósmica de Aristóteles en la que también aparecen estas 9 partes.
Dante simboliza el paraíso con la capacidad de las almas de amar a Dios y por lo tanto, en función de ese amor, se establece una jerarquía celestial en la que el alma puede ir ascendiendo de uno a otro cielo superior. Destaca esta idea de un alma más desarrollada que otras en cuanto a su proximidad con Dios, y a diferencia del Infierno y del purgatorio que se basa en diferentes clasificaciones de pecado, en el paraíso se utilizan diferentes virtudes, conocidas como virtudes teológicas cardinales.

Estructura y comprensión de la divina comedia:

Esta obra puede describirse como una alegoría en la que cada canto puede tener diferentes significados. La estructura del poema es bastante compleja, siempre haciendo excesiva referencia al número 3 y a la trinidad en general. El poema a menudo, en su afán por alabar las cualidades humanas, también deja una notable crítica a la Florencia de la época y a su sistema político y de gobierno.

Dante se inspira en personajes reales de la antigua Grecia y de la antigua Roma. Hace hincapié en algunos de los pecados y así relata en el primer círculo del infierno, como los paganos que persiguen el honor a toda costa son castigados eternamente. Del mismo modo, en el tercer círculo, Dante deja bien claro en la parte donde Ciacco y otros glotones son castigados por su enorme apetito, que se está haciendo una clara referencia alegórica a los políticos florentinos, que igualmente eran considerados por el pueblo como personajes de excesos en el beber y de excesos en el comer.